MATERIAL DE OBRA

Materiales complementarios de construcción para edificación y obras.

REDONDO CORRUGADO

MALLAZO DE OBRA

ANCLAJES

CHAPA ANCLAJE

Es una clase de acero laminado en caliente que dispone de resaltes que mejoran la adherencia al hormigón .
Es muy dúctil de manera que al cortarlo y doblarlo no sufra daños.

Fabricado con barras de acero corrugado de diferentes espesores soldados entre si y de distintas cuadriculas. El formato estándar que disponemos de de 6000.2100 (otras medidas consultar).

Las aplicaciones del mallazo son esencialmente para la cimentación de pavimentos, muros, cubiertas..etc

Los Pernos de Anclaje se utilizan para unir los elementos metálicos al hormigón.
Perno es una pieza metálica larga de sección constante cilíndrica, normalmente hecha de acero o hierro. Está relacionada con el tornillo pero tiene un extremo de cabeza redonda, una parte lisa, y otro extremo roscado para la chaveta, tuerca, o remache, y se usa para sujetar piezas en una estructura, por lo general de gran volumen.

Los pernos de anclaje, también conocidos como pernos de cimientos, se utilizan para unir vigas estructurales a la base de la estructura. Pueden ser curvos o rectos

Pieza formada por una placa o chapa de acero cuadrada o rectangular y de espesor variable, a la que se unen cuatro redondos doblados en forma de L para el anclaje al hormigón. Se utiliza para unir, transmitir y distribuir la carga de un soporte al elemento de cimentación o forjado.

CHAPA COLABORANTE

Se trata de un forjado mixto unidireccional en el que el hormigón se vierte sobre un perfil de chapa grecada que sirve de encofrado y a su vez de armadura de positivos. Este perfil, cuando el hormigón fragua, colabora con el hormigón absorbiendo los esfuerzos de tracción.

De esta forma, estos forjados soportan tanto cargas estáticas como móviles, repetitivas o aplicadas bruscamente, siempre que no excedan de las indicadas en la normativa vigente sobre acciones en la edificación.

Están especialmente diseñados para instalarse sobre estructuras metálicas,
no obstante se pueden utilizar igualmente sobre estructuras de hormigón, madera o mampostería.

Las principales ventajas de los forjados colaborantes son las siguientes:

  • Versatibilidad; se acomoda a muchos casos prácticos y multitud de soluciones en planta.
  • Relación de Resistencia/Peso; consigue mayores resistencias con un menor peso propio, lo que permite reducir el peso global de la estructura. Se parte de cantos de losa de tan solo 12 cm.
  • Rapidez de instalación; la posibilidad de evitar el apuntalamiento permite el hormigonado de más de una planta al mismo tiempo reduciendo el tiempo de construcción por planta.
  • Reducción de Costes; tanto de mano de obra, ya que se evita el apuntalamiento, como de materiales, pues utiliza menos volumen de hormigón con la consiguiente disminución del peso de la estructura y de los desperdicios.
  • Capacidad de soportar altas sobrecargas de uso.
  • Gran resistencia al fuego y aislamiento acústico.

Para cualquier duda o pregunta, nuestro teléfono de atención al cliente

Contacto